La gallina de los huevos de oro

 Las cadenas de televisión han descubierto la gallina de los huevos de oro, algo nuevo y maravilloso: los escándalos, el morbo, las peleas, el lenguaje mal sonante, el acoso, y la vida íntima de los demás engancha y les gusta a los telespectadores, y por tanto les hace ganar dinero a las cadenas de televisión.

 Todo esto no es más que una fábrica de dinero, los programas telebasura no ganan dinero simplemente por el hecho de enganchar a la audiencia con cotilleos y chismorreos de vidas ajenas sino también gracias a otros servicios, que siento decir, me parecen deprimentes.

 Seguro que alguna vez os habéis fijado en los numerosos mensajes que aparecen debajo de la imagen, en pantalla, de forma continuada a lo largo de todo el programa. Son mensajes que, teóricamente, sirven para permitir que el público desde casa pueda dar su opinión acerca del tema que se está tratando, como ocurre en los debates de Telemadrid sobre política o en otros programas. Sin embargo ¿a qué se dedica la gente en los mensajes de Sálvame o Dónde Estas Corazón? A escribir mensajes a amigos, que no tienen nada que ver con la temática del programa, a insultar a los famosos que han asistido a la cadena, o incluso a los mismos trabajadores del programa. ¿De verdad merece la pena?, debe ser que sí, que les proporciona tantísimo dinero que prefieren seguir con ellos a carecer de un servicio que puede seguir dándoles más negocio, porque no hay otra respuesta. Además son mensajes que nadie suele leer a menudo, pues no aportan nada interesante al debate o programa, por lo único por lo que los mantiene es sencillo: por dinero.

Lo peor de todo esto es que nosotros seguimos viéndolo e incluso hay gente que seguirá participando en este tipo de “foros” o de concursos en los que te dicen “gana un millón de euros si envía la palabra correcta al 55544”.

 Si dejásemos de ser telespectadores basura no existirían tantos programas y series de este tipo. Apaguemos la telebasura antes de que ella nos desconecte.

Anuncios

~ por saramcr en abril 30, 2010.

3 comentarios to “La gallina de los huevos de oro”

  1. Este articulo me ha parecido muy interesante. Comparto cien por cien, con la autora, su reflexión. Es una pena que estemos alimentando el vacío del pensamiento con estas emisiones, cuando lo que consiguen es llenar nuestros mentes de banalidades…
    Los culpables de que existan los programas basura somos nosotros, telespectadores que nos situamos delante del televisor para ver lo que buenamente aparezca ante nuestras retina, sin valorar, muchas veces, el perjuicio social que éste gesto supone.

    • Hola Pilar, me alegro mucho de que compartas mis reflexiones y sobre todo pensar que exiten personas como tú que son capaces de reconocer la situación de la nueva televisión ante la que nos exponemos a diario.
      Creo que el principal problema está en que la mayoría no somos conscientes del gran impacto social que puede llegar a tener la televisión y los medios de comunicación sobre cada uno de nosotros, y nos sentamos delante del televisor buscando, en la mayoría de ocasiones, un momento para evadirnos del “mundo real” o más bien, de nuestra rutina diaria y poder entreternos con las vidas ajenas o cotilleos.
      Con este blog no pretendo hacer sólo grandes críticas a la telebasura, sino también intentar que nosotros, los telespectadores, seamos más críticos con lo que vemos y no adoptemos posturas conformistas que nos hagan totalmente sumisos ante lo que nos ofrece la pantalla.

      Muchísimas gracias por tu comentario y reflexión. Estoy abierta a cualquier crítica que me pueda servir para mejorar mis reflexiones y mi blog en general.

      Un saludo, Sara.

  2. La gran tristeza que surge de la telebasura: tener que recurrir a ella para alejarnos de los problemas cotidianos, buscando en los problemas ajenos consuelo para los nuestros.
    Es mejor reírse del mal ajeno que no bucear por el mar de nuestro interior, donde tantos problemas navegan a la deriva…
    Frente a un televisor, frente a ese tipo de programas, se cierran los ojos de la realidad para evadirse de lo que realmente debiéramos solucionar. Es mejor reírse de una pobre Belén ESteban, producto de la telebasura, que reírnos de nuestros propios temas personales.
    Sigue dejándonos leer tu pensamiento. Es un lujo leerte. Gracias, Sara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: